"HEMOS COMPRENDIDO LA DEMOCRACIA"

El acto de descubrimiento de la placa que da el nombre  “Presidente Dr. Raúl Ricardo Alfonsín” a la nueva sede de la Auditoría General de la Nación se realizó hoy en una ceremonia junto a ex auditores, legisladores, familiares de los homenajeados y autoridades de la AGN. También se descubrió la placa del salón de actos, que lleva el nombre “Eva Perón”.

“Quiero agradecer en primer lugar al autor de la iniciativa, a un correligionario y amigo, Gerardo Morales; a ambas bancadas de la Unión Cívica Radical y también a las del oficialismo y las del resto de los partidos políticos que acompañaron la iniciativa para este reconocimiento al ex presidente Alfonsín”, dijo el primer expositor, el diputado radical Ricardo Alfonsín.

La Auditora General Vilma Castillo dijo que tanto el doctor Raúl Alfonsín como la señora Eva Duarte de Perón representan para el país la consolidación democrática y que se sentía honrada de haber presenciado el descubrimiento de ambas placas. “Como mujer, y como única auditora, quisiera referirme especialmente a la señora Eva Duarte de Perón. Como ustedes saben, ella estuvo acá, trabajó acá, transitó por estos pasillos, por estas paredes, la vieron trabajar en el Instituto Nacional de Previsión Social. Así que acá se respira decisión, libertad y mucha valentía. Y para nosotras, las mujeres, Eva Duarte significó la introducción de la mujer en la actividad política y social de nuestro país. A través de ella, en 1951 las mujeres pudieron votar por primera vez, y en el 52 tuvimos nuestras primeras senadoras y diputadas. Eva Perón abrió tanto el camino para las mujeres, nacional e internacionalmente, que hoy la máxima responsabilidad de nuestro país la ejerce una mujer, la doctora Fernández de Kirchner. Y nos abrió las puertas a todo el resto”.

El Auditor General Vicente Brusca recordó: “Todos acá saben que esta Auditoría tiene rango constitucional a partir de un pacto que fue cumplido. El pacto que llevó a la reforma constitucional del 94 significó enormes costos políticos, fundamentalmente para el presidente Alfonsín, pero lo sostuvo. Estuvo al frente de esa bancada y cumplió al pie de la letra cada uno de los pactos que se había comprometido a cumplir. Con una lealtad, con una entereza, con una dignidad de estadista”.

Los nombres elegidos, “nunca mejor puestos, por lo que tienen que ver con esta institución”, dijo el Auditor General Oscar Lamberto, que consideró a Alfonsín como el actor principal para que la Auditoría existiera luego de ponerle fin al Tribunal de Cuentas. “Cuando yo vine por primera vez, este edificio estaba totalmente destruido, y había lugares en que estaba destruido con saña, esa saña de algo que se hace para romper, para borrar la historia. Eso fue la prueba de que acá estuvo Evita, porque en todos los lugares donde estuvo siempre hubo una mano que se encargó de destruir todo lo que ella hizo”.

El Auditor General Horacio Pernasetti presentó el busto de Raúl Alfonsín, escultura donada por la artista catamarqueña Verónica Bazán Díaz. “Como siempre, no solamente hay que recordar lo que se hizo sino también pensar en lo que falta hacer. Viendo tantos legisladores, yo lo único que les diría es que para completar la obra de Raúl Alfonsín y de los pactos a que hacía referencia el Auditor Brusca, nos falta reglamentar el artículo 85 de la Constitución para que le demos a la Auditoría General de la Nación la función que la misma Constitución le asigna y las facultades que debe tener para ser un verdadero organismo de control y servir mejor al pueblo argentino”.

“Nos pareció muy justo que este edificio lleve el nombre de Raúl Ricardo Alfonsín. Además hoy es el día de su cumpleaños y es el día del militante radical”, recordó el senador Gerardo Morales, autor del proyecto de ley que dio el nombre de Raúl Alfonsín al edificio. Reivindicó al socialismo, al peronismo federal, al Frente para la Victoria y a todas las fuerzas políticas porque votaron por unanimidad la iniciativa. “Quiero también reivindicar la otra placa que se ha descubierto, la de Eva Perón, y reivindicar al peronismo, aunque haya muchos que nos critican al radicalismo y al peronismo porque dicen que somos responsables de toda la historia de la República Argentina. Y yo digo que sí, a mucha honra. Que el salón se llame ‘Eva Perón’ y el edificio ‘Raúl Alfonsín’ quiere decir que hemos comprendido la democracia y que hemos sabido entender a la democracia como un sistema de vida donde nos toleremos y pensemos en la República Argentina”.

El Presidente de la AGN, Leandro Despouy, cerró la ceremonia refiriéndose al final de un largo ciclo de esfuerzos para recuperar el inmueble: “Lo que hoy culmina con este edificio señorial, magnífico, de un enorme valor pictórico e histórico es el resultado de una lucha constante, permanente, en el cual el esfuerzo de nuestro personal y de nuestros auditores anteriores y actuales nos permite sentirnos orgullosos de haber, finalmente, logrado recuperar este lugar”.

Para Despouy, la historia del edificio está relacionada también con el rol de control que ha ejercido la AGN en los últimos años. Recordó que cuando fue designado en 2002, el propio Alfonsín le dijo, sobre presidir la Auditoría: “Es difícil la tarea, pero no te olvides nunca de que, en el fondo, de lo que se trata es de custodiar la honradez de la República”.

“Es posible salvar nuestra historia, es posible salvar nuestro patrimonio cultural a veces arrasado, ignorado o dañado. Y este edificio es la expresión de la transparencia, es la expresión del vigor y de la autenticidad del control”, concluyó Despouy.